LAS SOCIEDADES PATRIMONIALES

¿Qué Sociedades tienen la consideración de Sociedades Patrimoniales?

Según  el Impuesto de Sociedades se consideran Sociedades Patrimoniales aquellas en que más del 50% de su activo está formado por valores o por inmuebles no afectos a una actividad económica, con lo que dichas Sociedades Patrimoniales no podrán gozar de los beneficios fiscales de las Empresas de Reducida Dimensión, ni aplicar los tipos reducidos previstos para empresas de nueva creación, que permite aplicar un tipo de gravamen en el Impuesto de Sociedades del 15% durante los dos primeros ejercicios con beneficios. Otra limitación importante en la compensación de bases imponibles negativas en caso de transmisión de sus participaciones.Por tanto, vemos que para romper la Patrimonialidad, es preciso que la Sociedad desarrolle una actividad económica en el Impuesto de Sociedades.

Veamos lo que se entiende por Actividad económica

En el Impuesto de Sociedades se entiende como actividad económica la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos, con La finalidad de intervenir en la producción y distribución de bienes y servicios.

En el caso de arrendamiento de inmuebles se considera que hay actividad, cuando se disponga de una persona empleada, con contrato laboral a jornada completa, pero a pesar de contar con este requisito, puede que Hacienda considere que no hay actividad económica, puesto que es preciso que la Sociedad tenga un volumen de ingresos y que el patrimonio a gestionar que justifique la necesidad de contratar a una persona a jornada completa.
Cabe reseñar que no se computarán como valores o activos no afectos a una actividad económica, las que representen un 5% del capital de una Entidad y dichos valores se posean al menos durante el plazo de un año y se realice con la finalidad de dirigir y gestionar la participación adquirida, siempre que posea la organización de medios materiales y personales para el control de las mismas.

Por tanto hay que intentar evitar en la medida de lo posible el caer en ser una Sociedad Patrimonial, ya que dichas Sociedades dejaran de disfrutar de una serie de beneficios fiscales. A modo de ejemplo las Sociedades No Patrimoniales están exentas en el caso de cumplir determinados requisitos del Impuesto sobre el Patrimonio y disfrutaremos de una bonificación del 99% en el caso  del Impuesto de Donaciones y Sucesiones en los casos de transmisión de participaciones de la Sociedad bien  por Donación bien por Herencia.
A tenor de lo expuesto anteriormente el tener una Sociedad Patrimonial normalmente tiene un coste fiscal muy superior a una que no lo es.